Cada vez que un cristiano cae gravemente enfermo, puede recibir la Santa Unción. Es un
acto de reconciliación y aceptación de la voluntad de Dios, ponerse en sus manos y
esperar confiados en su voluntad, uniendo nuestro dolor y nuestro sufrimiento al
sufrimiento y al dolor de Cristo en la cruz, para ser liberados con Él en la plenitud de los
tiempos.
¿Cómo recibir este sacramento?
Los familiares de la persona que recibirá el sacramento han de acercarse a la Oficina
Parroquial para solicitar la asistencia del sacerdote. Esto es importante, pues puede
ocurrir que en la premura del tiempo y de la gravedad del enfermo, el sacerdote no se
encuentre en la unidad pastoral o esté dedicado a otra labor que le impida asistir
inmediatamente. Esto es muy importante, pues sólo el sacerdote puede administrar este
sacramento.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *